viernes, 24 de junio de 2016

Hago cine para vengarme de la realidad que me toca

CINE › ARTURO RIPSTEIN REPASA SU OBRA Y SU CONCEPCION DEL OFICIO

A medio siglo de su primer largometraje, Tiempo de morir, con guión de García Márquez, el gran director mexicano reflexiona sobre las razones que lo impulsan a seguir filmando. “Es terrible este oficio. Levantar una película es dificilísimo, pero filmarla es una gloria.”

El punto de partida del trabajo conjunto entre el prestigioso cineasta mexicano Arturo Ripstein y su mujer Paz Alicia Garciadiego fue en el año 1985. Desde entonces, su compañera de vida es también la guionista de todos sus largometrajes. Como dupla debutaron ese año con El imperio de la fortuna. Después de tres décadas de aquel momento iniciático, el director con medio siglo de trayectoria –y más valorado en el extranjero que en su propio país– reconoce que siempre pensó que era más fácil “trabajar con escritores”. Invitado por la Fundación Osde, Ripstein brindó ayer una conferencia junto a Garciadiego, en el marco de los denominados Diálogos de Cine, una actividad planificada por la mencionada fundación. Previamente, el realizador de Profundo carmesí conversó con Página/12.

Leer la nota completa en Página 12